La ANEP adhiere a la celebración del “Día Internacional de la Mujer y la Niña en la Ciencia”, que se conmemora este 11 de febrero, y que tiene como objetivo visibilizar la desigual cantidad de mujeres y de hombres volcados al campo científico. Promover una educación que anime a las niñas a dedicarse a la ciencia, es uno de los imperativos para revertir esta realidad.

Linda Brown Buck, bióloga, médica y profesora estadounidense, quien obtuvo el Nobel de Medicina en el año 2004, dirigió un mensaje a las niñas: “Como mujer y científica, espero sinceramente que el haber recibido el Nobel envíe un mensaje a las mujeres jóvenes de todas partes: las puertas están abiertas para ellas y deben perseguir sus sueños".

De acuerdo a la Organización de Naciones Unidas, en la actualidad menos del 30% de los investigadores en todo el mundo son mujeres. Según datos de la UNESCO (entre 2014 y 2016), solo alrededor del 30% de todas las estudiantes escogen estudios superiores dentro del campo de las ciencias, la tecnología, la ingeniería y matemáticas (STEM).

En el todo el mundo, la matrícula de estudiantes femeninas es particularmente baja en el campo de la tecnología de la información y las comunicaciones (TIC), con un 3%; ciencias naturales, matemáticas y estadísticas, con un 5%, y en ingeniería, manufactura y construcción, con un 8%.
Con el fin de ampliar el acceso y la participación plena y equitativa en la ciencia para las mujeres y las niñas, y además para lograr la igualdad de género y el empoderamiento de las mujeres y las niñas, la Asamblea General de las Naciones Unidas decidió proclamar en 2016, el 11 de febrero como el “Día Internacional de la Mujer y la Niña en la Ciencia”.

En su propuesta educativa, la ANEP despliega desde el ciclo Primario hasta el Medio, estrategias y propuestas que persiguen entre algunos de sus objetivos despertar tempranamente el amor por la ciencia y el conocimiento.