El CEIP participa del Premio Nacional de Eficiencia Energética 2020 y este jueves 10 de diciembre se conocerán los ganadores a través de una ceremonia virtual. En los últimos tres años Primaria ha implementado medidas de eficacia energética (como el recambio de tubos fluorescentes por luces led) en 1017 centros educativos del país, lo que trajo un importante ahorro económico y beneficios ambientales.

El Premio Nacional de Eficiencia Energética es una iniciativa del Ministerio de Industria, Energía y Minería (MIEM) que surgió en el 2009 con la intención de reconocer públicamente a las instituciones, organismos y empresas por sus logros alcanzados en el ahorro y uso eficiente de la energía en diferentes sectores de actividad. La ceremonia de entrega de premios de este año se realizará el próximo jueves 10 de diciembre las 11:00 horas y se transmitirá a través del canal de Youtube de Eficiencia Energética.

El CEIP participa este año del Premio Nacional de Eficiencia Energética 2020, con su postulación en la categoría Sector Público. Desde el 2017, Primaria realiza la gestión de la energía de todos los centros educativos a través de indicadores de costos energéticos. Estos indicadores son evaluados mensualmente a los efectos de hacer un seguimiento de los consumos (tanto para energía eléctrica como para agua), detectar posibles desvíos y tomar las acciones necesarias para corregirlos. Un grupo de trabajo -integrado por varias divisiones del CEIP y la empresa Seg Ingeniería- se encarga de darle seguimiento a este proyecto y analizar los resultados.

Algunas acciones concretas

A partir de los indicadores, diagnósticos y conclusiones, en los últimos tres años se han implementado medidas de eficiencia energética en 1017 centros educativos del país.

Se realizaron en esos centros una serie de acciones en pos de optimizar el consumo de energía; el recambio de tubos fluorescentes y de la iluminación exterior por tecnología led, también la instalación de timers y de fotocélulas. Estas medidas trajeron consigo un ahorro económico de unos 100 millones de pesos anuales y a su vez beneficios ambientales, como la reducción de las emisiones de dióxido de carbono (producidas por los tubos fluorescentes), también se contrató una empresa especializada para la disposición final de los tubos.

La implementación de las medidas además tiene un impacto muy positivo en los centros educativos, ya que se realizaron importantes mejoras en infraestructura y se agregaron iluminaciones que se encontraban quemadas o rotas, lo que mejoró sustancialmente el nivel de iluminación de las escuelas.

Dos ejemplos importantes

Son muchas las acciones que realiza el CEIP para la difusión de los temas energéticos, alcanzando a sus funcionarios y docentes (a través de varias instancias de capacitación en el Instituto de Formación en Servicio), pero principalmente a los niños que son el futuro.

Dos ejemplos llevan la delantera en este sentido: el Campamento Escolar “De las Sierras” -en Minas, Lavalleja- se configura como un centro modelo, ya que cuenta con edificaciones eficientes para generar un circuito de eficiencia energética. Convenios firmados entre ANEP y UTE han permitido climatizar el agua de la piscina mediante paneles solares y la puesta en funcionamiento de dos plantas fotovoltaicas, entre otras acciones.

Por otro lado, el programa “Túnicas en Red” es una iniciativa de UTE que cuenta con el apoyo del CEIP y promueve el uso responsable de la energía eléctrica en escuelas, hogares y comunidad.