Como parte de una iniciativa conjunta entre la ANEP y OSE, este jueves 15 de octubre se celebró el Día Mundial del Lavado de Manos en la escuela N°94 “José Roger Balet”. Durante el evento, el doctor e historiador Juan Ignacio Gil Pérez dio una charla sobre salud e higiene, también practicó con los alumnos de sexto año un correcto lavado de manos.

En este año tan particular de pandemia, la comunidad científica ha demostrado que el lavado de manos tiene un alto impacto para la salud y la prevención de enfermedades, particularmente para evitar la propagación del virus COVID-19. En ese contexto, la escuela N°94 “José Roger Balet” del barrio Cordón celebró este jueves 15 de octubre el Día Mundial del Lavado de Manos, en una actividad coorganizada por la ANEP y OSE y transmitida por el canal de Youtube de ANEP.

La jornada contó con una conferencia sobre buenos hábitos de salud e higiene, a cargo del doctor e historiador de la medicina Juan Ignacio Gil Pérez. Luego se realizó una demostración -junto a alumnos de sexto año- de un correcto lavado de manos. Para el médico, los dos aspectos más importantes para controlar la pandemia actual son el lavado de manos y el tapabocas, dos cosas simples y al alcance de todos. “El lavado de manos es un elemento fundamental para la salud humana, en el contexto de esta pandemia ha sido la práctica más preventiva que ha tenido toda la población del mundo”, insistió el doctor.

“La educación -enseñar a lavarse las manos con la frecuencia que sea necesaria- y el tener agua potable han sido los dos pilares en la lucha contra el COVID-19 en Uruguay”, sostuvo por su parte el Ingeniero Raúl Montero, presidente de OSE y recordó que aunque parezca obvio, por desgracia en otros países del mundo son millones los que aún no cuentan con ese básico elemento tan básico.

“Algunos países no tienen cómo higienizarse, y eso les trae muchas enfermedades”, interrumpió una de las alumnas de la escuela “José Roger Balet”. Y otro compañero la complementó: “sólo un 27 por ciento de la población mundial cuenta con agua corriente y jabón en sus casas para lavarse las manos”. “Tener agua y jabón para lavarnos las manos es un privilegio”, reafirmó otras de las alumnas de sexto año. “Con esta actitud de ustedes no podemos perder esta batalla”, se alegró el presidente de OSE luego de las intervenciones de los estudiantes.

Del evento participaron el presidente del CODICEN, Robert Silva, y la directora general del CEIP, Graciela Fabeyro. Ésta última recordó que la educación pública uruguaya siempre se ocupó de la salud de los niños y los trabajadores de la enseñanza; en 1908 se creó el primer Cuerpo Médico Escolar y la figura del maestro orientador sanitario, que luego se convirtió en el maestro educador para la salud.

Desde siempre “se entendió que la escuela era el ámbito oportuno para trabajar la salud y la higiene personal”, sostuvo Fabeyro, al tiempo que destacó la importancia del vínculo institucional construido entre Primaria y OSE. Por último, se dirigió a los niños y niñas presentes en el evento: “A partir de hoy ustedes van a ser nada menos que agentes promotores de salud. Van a comunicar estas prácticas de higiene en sus casas, a otros compañeros que no vienen a la escuela, a sus vecinos... Enorme tarea la que se llevan”.