El Museo Pedagógico “José Pedro Varela” y la Biblioteca Pedagógica Central “Mtro. Sebastián Morey Otero” abrieron sus puertas para la 26ª edición del Día del Patrimonio con distintas exposiciones. Más de 1000 personas visitaron este patrimonio histórico que conserva los bienes culturales y difunde el acervo de la escuela uruguaya.

En el marco de la 26ª edición del Día del Patrimonio “Dr. Manuel Quintela : Medicina y Salud, bienes a preservar”, el Museo Pedagógico “José Pedro Varela” participó del evento con la exposición titulada “Cuerpo Médico Escolar a principios del Siglo XX y su implicancia en los diseños de diferentes formatos escolares”.

Esta muestra invita a conocer cómo, en la historia de la escuela uruguaya, las inesperadas situaciones de emergencias sanitarias determinaron la búsqueda y creación de diferentes formatos escolares para facilitar el acceso, protección y prevención a toda la población escolar. Así van surgiendo, desde las escuelas al aire libre, la escuela marítima, las aulas hospitalarias, entre otras. Hoy estos centros se actualizaron en en escuelas de tiempo completo, tiempo extendido y demás formatos para optimizar el tiempo escolar garantizando una educación de calidad. El material expuesto en esta oportunidad formó parte del acervo museográfico que se puede visitar en forma permanente, estando a disposición para su consulta en su Centro de Documentación. Por su parte, la Biblioteca Pedagógica Central “Mtro. Sebastián Morey Otero”, expuso desde sus diferentes salas todo el material de consulta que a diario promueve para sus socios, tanto en préstamo como para público en general en las salas de Lectura.

El edificio que alberga ambas instituciones (en la Plaza Cagancha 1175) fue creado en 1886 para el Internato Normal de Señoritas y Escuela de Aplicación, a instancias del inspector nacional Jacobo Varela (hermano mayor de José Pedro Varela), siendo el primer Centro de Formación para Maestros. En la actualidad es patrimonio histórico, conservando su función original en cuanto a preservación de bienes culturales y difusión del acervo de la escuela uruguaya.

El cuidado del acervo

Más de 1000 personas visitaron el Museo y la Biblioteca Pedagógica el pasado 3 y 4 de octubre por el Día del Patrimonio. “Bajo un estricto protocolo de higiene, se destacó el respeto del público en observar los bienes patrimoniales de la historia de la escuela uruguaya”, resumió Blanca Alcaín, directora del Departamento de Bibliotecas y Museos sobre el éxito de las jornadas. Y agregó que la exposición “Cuerpo Médico Escolar a principios del Siglo XX...” es una muestra móvil (dispuesta en paneles) que a partir de ahora queda a disposición de las escuelas o instituciones que deseen exhibirla.

Por la mañana del sábado, la consejera del CEIP, Olga de las Heras visitó la muestra mientras que por la tarde hizo lo mismo la directora general, Graciela Fabeyro.

Fabeyro destacó el enorme valor histórico y patrimonial que guardan el museo y la biblioteca pedagógica. Recordó que en 1908 se creó el Cuerpo Médico Escolar y luego se fueron abriendo las escuelas al aire libre como testimonio de las epidemias de tuberculosis, gripe española y distintos eventos epidemiológicos que aquejaron al país y que hoy nos conmueven por la presencia de la Covid-19: “la educación uruguaya fue previsora en el sentido de crear servicios médicos escolares para atender la especificidad de la escuela, del personal docente y no docente, de los centros educativos en general”, resumió la directora sobre estos modelos de escuelas al aire libre que ya en 1920 fueron la base para las escuelas de tiempo completo que tenemos hoy.

Además, “en el museo pedagógico se rescatan elementos que dan cuenta de varias épocas; elementos de enseñar y aprender que fueron variando con las décadas. Es un museo que está revitalizado, iluminado, con vitrinas acondicionadas y asociado a la biblioteca pedagógica, que también muestra sus espacios”.

“Hay que explicitar un reconocimiento al personal del museo, porque estuvo cerrado por la pandemia y además estaba en obra el edificio del segundo piso -se está remodelando para alojar allí al Instituto de Formación en Servicio-. Sufrieron consecuencias y afectación de los materiales, pero en pocos meses lograron recuperar el brillo que tiene el edificio”, agregó  la directora del CEIP.

Fabeyro también destacó la conservación de los archivos: “hay una hemeroteca muy interesante para los investigadores y académicos que busquen conocer los antecedentes de la educación. También están los laboratorios que se usaron mucho en la época del Instituto Normal de Señoritas, luego del Instituto Magisterial Superior. Hay mucho significado para los maestros, para los estudiantes de magisterio y para todos aquellos que han participado de la escuela pública tiempo atrás. Hay allí una posibilidad enorme de unir la historia con la actualidad”.