Alrededor de 20.500 alumnos reciben a diario, en más de 1.100 escuelas rurales, una educación cuya identidad pedagógica propia trabaja por un futuro mejor para todos los niños que viven en ese medio, por esto, el Consejo de Educación Inicial y Primaria festeja este 15 de mayo, una vez más, el Día de la Educación Rural

PRENSA PRIMARIA

La Administración Nacional de Educación Pública (ANEP), el Consejo de Educación Inicial y Primaria (CEIP) y muy especialmente el Departamento de Educación para el Medio Rural, celebran en todo el país un nuevo Día de la Educación Rural. 

Si bien el epicentro de los festejos se realiza en la ciudad de Minas, departamento de Lavalleja, siendo el Club Olimpic Atenas el escenario para el acto protocolar, el Parque Rodó el punto de encuentro para todas las actividades recreativas, artísticas y de confraternidad, y el Instituto de Formación en Educación el espacio para una muestra de libros y videos acerca de la Educación Rural, lo cierto es que, en cada rincón de todo el territorio nacional, este 15 de mayo es un día muy especial, porque sirve para realzar la importancia que tiene en todo el Uruguay esta histórica tradición pedagógica.

Cabe señalar que, actualmente, la Educación Rural es una poderosa e inmensa red educativa distribuida en todo el territorio nacional, la cual, a través de una identidad pedagógica propia, trabaja por un futuro mejor para todos los niños que viven en ese medio. De hecho, la Educación Rural recibe a diario más de 20.500 alumnos, quienes son atendidos por cerca de 1.700 maestros en más de 1.100 escuelas categorizadas por el CEIP como rurales, dado que existen muchas otras escuelas que se sitúan en zonas rurales pero las mismas trabajan bajo otras modalidades, como por ejemplo, de Tiempo Completo.

Estas cifras demuestran la importancia de la Educación Rural y, por lo tanto, la significación de dedicar un día para celebrar esta modalidad educativa, porque en ese marco lo que se resalta son las dos líneas de acción, o dos grandes concepciones históricas, que impulsa la Educación Rural: por un lado, una pedagogía vinculada a lo rural y, por otro, una didáctica multigrado.

La primera línea de acción está relacionada a la especificidad social de la escuela rural y los estrechos vínculos que existen entre la escuela y la comunidad, mientras que la segunda, se vincula a la especificidad didáctica, derivada de los efectos que los grupos multigrado tienen sobre las prácticas de enseñanza y los procesos de aprendizaje.

Vale recordar que el Día de la Educación Rural se celebra todos los años el día 15 de mayo por una razón muy especial y muy simbólica, ya que fue en esa fecha, pero del año 1958, cuando el entonces Consejo de Educación Primaria y Normal aprobó la creación –dentro del organismo– de una sección de Educación Rural, antecedente del actual Departamento de Educación para el Medio Rural.