Unos 120 maestros, directores y estudiantes de bibliotecología participaron del Sexto Encuentro de Bibliotecas Solidarias de la jurisdicción Montevideo Oeste. Se llevó a cabo este viernes 7 de junio y entre los tantos puntos tratados se reflexionó sobre el ingreso de las comunidades a las instituciones educativas en el marco de los proyectos de lectura en las escuelas.

Primero fueron 300, luego 500 y ahora 1000 las escuelas y jardines que participan en Biblioteca Solidaria. Este proyecto, que implementa el Programa de Lectura y Escritura en Español (ProLEE) y el CEIP desde el 2014, une a la comunidad y a la escuela en procura del acceso a la cultura a través del mejoramiento de la lectura.

Este viernes 7 de junio, unos 120 maestros y directores de la jurisdicción Montevideo Oeste participaron del Sexto Encuentro de Bibliotecas Solidarias en el Salón de Actos del cuarto piso del Edificio “José Pedro Varela”. “Estamos dinamizando este proyecto tan importante, este año se han sumado nuevas escuelas y eso hace que estemos enfocados en el trabajo jurisdiccional de promover de oralidad, la lectura y la escritura”, explicó Rosa Morales, inspectora de Montevideo Oeste durante el evento. Y agregó: “este proyecto nos involucra a todos, a los niños pero también a los docentes”.

Carlos Casaretto, inspector referente del programa Prolee en la zona de Montevideo Oeste, recordó por su parte que el proyecto de Biblioteca Solidaria comenzó en Montevideo Oeste en el 2014 y desde ese año se han hecho varias jornadas con maestros y referentes de proyecto, también para los directores de escuelas y jardines que lo integran.

“En este sexto encuentro también nos acompañan estudiantes de la carrera de Bibliotecología, invitados por Prolee”, subrayó el inspector.

Las 120 personas reunidas en el cuarto piso del edificio del CEIP trabajaron esta vez en torno a “la construcción de bibliotecas mentales para los niños y el ingreso de las comunidades a las instituciones para trabajar dentro del proyecto”, concluyó Casaretto.

Con y hacia la comunidad

Cada mayo se invita especialmente a vecinos, familias, exalumnos, grupos de maestros u otros profesionales jubilados y voluntarios en general de todo el país a que se acerquen a la escuela de su barrio y se integren al Equipo Comunitario de Lectura. Para que este equipo pueda leer semanalmente a los niños, ProLEE entregará una colección de 50 libros de literatura infantil.

Entre los objetivos del proyecto está el de redoblar el esfuerzo para formar una comunidad lectora, con intervenciones simples pero de gran impacto en los aprendizajes (como leer y conversar sobre las lecturas realizadas con los estudiantes). Todas estas acciones harán posible que se superen muchas de las dificultades de comprensión, al tiempo que expandirá el universo cultural de los niños y sus familias para que puedan ser partícipes críticos y creativos de esta sociedad.