Imprimir

En el marco del 174° aniversario de su nacimiento, este 19 de marzo el Consejo de Educación Inicial y Primaria recordó una vez más al reformador José Pedro Varela con un cálido homenaje en la plazoleta que lleva su nombre. Gabriel Quirici, Profesor de Historia, relató cómo se construyó la figura del creador de “La educación del pueblo”.

Una vez más el escenario para homenajear a José Pedro Varela en el 174° aniversario de su nacimiento fue la plazoleta que lleva su nombre, ubicada en Boulevar Artigas y Canelones. Allí, el Consejo de Educación Inicial y Primaria celebró un acto por el recuerdo vivo y palpitante de Varela.

En esta oportunidad, el orador fue el Profesor de Historia, Gabriel Quirici, quien estuvo acompañado por la directora general del CEIP, Mag. Irupé Buzzetti, los consejeros Héctor Florit y Pablo Caggiani, Edith Moraes por el Ministerio de Educación y Cultura, además de autoridades del Consejo Directivo Central (CODICEN) de la Administración Nacional de Educación Pública (ANEP). También contó con una importante presencia de alumnos de las escuelas N° 4”Artigas” y N° 5 “José Pedro Varela”, además de alumnos de los colegios Elbio Fernández, José Pedro Varela y Jean Piaget.

Laica, gratuita y obligatoria

En una breve pero entretenida clase de historia, Quirici se encargó de recordar la ideas de Varela en la historia del país y subrayó que a 148 años de su nacimiento su legado continúa más vigente que nunca.

Mostró a Varela como “un protagonista joven” en la historia (murió a los 34 años), que luego de viajar a Estados Unidos y Europa se trajo consigo las ideas de una educación más democrática -es autor del libro “La Educación para todos” y creó junto a otros colegas la Sociedad de Amigos de la Educación Popular-, alejada de la religión y donde las mujeres tuvieran igualdad de derechos frente a los hombres. También se trajo del exterior conceptos educativos innovadores para la época como el de incorporar los idiomas “del futuro” (el inglés y alemán, cuando el predominante era el francés) o las ciencias de las educación. En 1870, destacó el docente de historia, la mayoría de los niños uruguayos trabajaba, no sabían leer o escribir, no contaban con muchos de sus derechos más básicos y a nivel país, la política estaba en manos exclusivamente de los hombres.

En pleno gobierno dictatorial de Lorenzo Latorre, a Varela se le presenta el dilema de aceptar la oferta de convertirse en el nuevo Director Nacional de Instrucción Pública -“el ministro de educación de la época”, contó Quirici a los niños-, y llevar adelante sus ideas de la escuela laica, gratuita y obligatoria en ese duro contexto antidemocrático. Finalmente aceptó el cargo y lo ocupó durante 3 años hasta su muerte en 1879.

Quirici subrayó una de sus frases: “la ignorancia no es un derecho, es un abuso”. Detrás de esas palabras, explicó el docente de historia ante los atentos niños y maestros, se esconde un mensaje y una “actitud solidaria” de pretender “una sociedad más libre para discutir y debatir”, donde la “falta de conocimiento de algunas personas no se convierta en una debilidad frente a otras”, es decir, “en formas de dominación de las oligarquías”. “Saber para entender al otro, para ser un buen ciudadano y comprometerse con las ideas de su país. Una sociedad diversa pero democrática y formada”, resumió el profesor. Cerca del final del evento el orador recordó a los presentes otro de los lemas varelianos: “la educación debe ser como la luz del sol, puede y debe llegar a todos", frase que resume la base de los principios de la educación pública uruguaya.


.