El próximo miércoles 19 de diciembre, el Centro Cultural de España servirá de escenario para la presentación del cortometraje “Bio aventura dentro del bosque protegido”, un audiovisual realizado por alumnos de la Escuela N° 123 de Los Cerrillos, departamento de Canelones, en el marco de la segunda edición del proyecto “Los niños cuentan Ciencia”, una iniciativa surgida desde el Instituto de Investigaciones Biológicas Clemente Estable que apunta a la divulgación de la ciencia dentro de las aulas escolares de todo el país.

PRENSA PRIMARIA

La ciencia está de estreno, ya que el próximo miércoles 19 de diciembre, en el Centro Cultural de España, se proyectará el cortometraje “Bio aventura dentro del bosque protegido”, realizado en el marco de la segunda edición del proyecto “Los niños cuentan Ciencia”, una iniciativa que busca acercar la ciencia al aula escolar a través de cuatro ejes temáticos (neurociencias, microbiología, ecología-evolución y genética de la conservación) que constituyen las principales áreas de estudio del Instituto de Investigaciones Biológicas Clemente Estable (IIBCE).

A través de charlas, talleres, experimentos, cuentos cortos y juegos, se propone a los alumnos trabajar con distintos conocimientos biológicos actualizados, derribando así miedos o desconocimientos que pueden tener los niños al momento de enfrentarse a una materia tan rica y diversa como es la ciencia.

Para la edición de 2018, que contó con la financiación del Banco de Seguros del Estado, se trabajó semanalmente, durante el segundo semestre del año lectivo, con la Escuela N°123 de Los Cerrillos, departamento de Canelones, quienes en coordinación con la productora La Casa del Árbol –con la que los alumnos escribieron el guión, construyeron la escenografía, los disfraces, filmaron y actuaron– crearon un cortometraje que representa todo lo que aprendieron en los talleres científicos.

El éxito logrado en el trabajo con los alumnos en las dos ediciones de “Los niños cuentan Ciencia” genera que, desde el IIBCE, se busque repetir el proyecto durante 2019, enfocando el esfuerzo en llegar a más escuelas del interior del país y así poder continuar con el proceso vivencial de la ciencia por parte de los niños, quienes al tener la oportunidad de acercarse a la ciencia desde un lugar pedagógico atractivo muestran interés y curiosidad por aprender más acerca de temas que, muchas veces, forman parte de nuestra vida cotidiana sin darnos cuenta.