El pasado jueves 26 de abril, la Escuela N° 65 “Portugal” fue escenario de una enriquecedora actividad que se enmarca en los principios básicos de la actual política educativa, que son la inclusión, la integralidad, la participación y la calidad, y que en esta ocasión tuvo el foco puesto en la convivencia, dado que en este centro educativo hay cerca de 40 alumnos que pertenecen a diversos países, como por ejemplo Angola, Cuba, Colombia, Venezuela y Perú, entre otros. A través de la realización de comidas típicas y actividades culturales, el Consejo de Educación Inicial y Primaria y el equipo de maestros de la escuela invitaron a las familias a vivir un día de integración inolvidable.

PRENSA PRIMARIA

El importante flujo de niños migrantes que ingresan a diferentes escuelas públicas del país, principalmente en el departamento de Montevideo, ha generado que las maestras desplieguen diversas estrategias de enseñanza para sus alumnos, tanto para los niños que provienen de otros países y muchas veces con distintos idiomas, como para los niños uruguayos, ya que este aumento de alumnos extranjeros en las aulas supone una instancia de cooperación e integración en la que todo son parte fundamental para el enriquecimiento de la multiculturalidad e interculturalidad.

Un ejemplo de estas estrategias fue lo que realizó el pasado jueves 26 de abril el equipo de maestros de la Escuela N° 65 “Portugal”, apostando a la inclusión, la integralidad, la participación y la calidad con una actividad enfocada en la convivencia, dado que en este centro educativo hay cerca de 40 alumnos que pertenecen a diversos países, como por ejemplo Angola, Cuba, Colombia, Venezuela y Perú, entre otros.

A través de la realización de comidas típicas y actividades culturales, el Consejo de Educación Inicial y Primaria (CEIP) y el equipo de maestros de la escuela invitaron a las familias a vivir un día de integración inolvidable, pudiendo mostrar así cómo desarrollan distintas dinámicas de aula que se transforman en propuestas metodológicas que generan especialmente en estos niños migrantes muy buenos vínculos con sus pares y maestros.

Estas dinámicas lo que logran es construir una mejor adaptación de los alumnos al grado y una buena aproximación de los niños a los contenidos curriculares. Estas propuestas de integración adoptan las distintas situaciones de los niños migrantes para planificar los proyectos institucionales que tienen como conceptos ejes la diversidad y la integración, haciendo una fuerte intervención desde la convivencia y la participación.

Desde presentaciones del país, sus tradiciones, su cultura y gastronomía, hasta talleres con familias y el uso de la tecnología para reforzar diferentes traductores, lo que viene haciéndose desde la escuela pública es un trabajo positivo, ya que desde la igualdad es posible comprender que migrar es un derecho, así como una oportunidad para el país para construir un futuro más tolerante, respetuoso, democrático, solidario y humano.