Durante la previa del partido que jugaron las selecciones de Uruguay y Argentina en el Estadio Centenario, un grupo de alumnos de la Escuela Especial N° 197 de Montevideo, a la que asisten niños sordos y con alteraciones de lenguaje, interpretaron el “Himno de la Alegría” y “Ayer te vi”, mostrando que para la escuela pública el sordo no es una persona que no oye, sino una persona con una lengua diferente capaz de enriquecer y emocionar a todos.

PRENSA PRIMARIA

Los niños sordos y con alteraciones de lenguaje son, fundamentalmente, niños con una lengua diferente y una visión del mundo diferente, algo muy valioso para las personas oyentes, dado que en ellos su cuerpo habla, sus manos y sus gestos hablan, y eso invita a todos a conocerse más y enriquecerse con una lengua nueva para aprender.

Una pequeña pero potente muestra de esto fue lo que sucedió el pasado jueves 31 de agosto, durante la previa del partido que jugaron las selecciones de Uruguay y Argentina en el Estadio Centenario, donde un grupo de alumnos de la Escuela Especial N° 197 de Montevideo, a la que asisten niños sordos y con alteraciones de lenguaje, interpretaron el “Himno de la Alegría” y el clásico de Ruben Rada, “Ayer te vi”, a través de la lengua de señas, mostrándose así protagonistas activos de una experiencia de inclusión sumamente importante.

Esta muestra fue la primera de una serie de actividades que se van a desarrollar en todo el país en el marco del mes internacional de la persona sorda, que desde 1958 se celebra en setiembre y que en Uruguay centrará sus propuestas durante la primera semana.

Vale señalar que la oportunidad que tuvieron estos alumnos es muy importante para el Consejo de Educación Inicial y Primaria (CEIP), dado que le permite hacer visible el inmenso trabajo que se desarrolla en todo el país con un gran número de alumnos cuya forma de comunicación es distinta, dado que la lengua de señas es mucho más que eso, es una lengua natural para estas personas, que tiene sus características específicas como tienen todas las otras lenguas que existen.

En este sentido, la interpretación del “Himno de la Alegría” y “Ayer te vi” en un Estadio Centenario colmado de público capaz de emocionarse con lo sucedido es, sin duda, un hecho de mucho impacto, porque permite mostrar que no sólo se pude cantar con la voz, sino también con las manos y los gestos. Pero además, este tipo de actividad permite mostrar que los alumnos no se insertan, sino que son los verdaderos actores de los mismos, es decir, no se adaptan a las características del oyente, sino que muestran cómo pueden aprender, sentir, pensar e imaginar desde su lengua de señas.