Dentro de las líneas de política educativa previstas por el CEIP para 2010-2014 está la entrega de nueve camionetas 4x4 para los Centros de Apoyo Pedagógico Didáctico para las Escuelas Rurales (Capder), que se realizará el próximo 6 de diciembre frente a la Torre Ejecutiva, significando esto un aporte fundamental de asistencia a los maestros rurales.

Parece un dato menor, pero no lo es. Los Centros de Apoyo Pedagógico Didáctico para las Escuelas Rurales (Capder) recibieron por parte del Consejo de Educación Inicial y Primaria (CEIP) nueve camionetas 4x4 que sirven de mucho al trabajo fundamental que hacen los maestros rurales en todo el país.

Tan importante es este hecho que, durante la ceremonia en la sala del Consejo, donde se firmó el acta de entrega de los vehículos, el maestro Limber Santos, director del Departamento de Educación Rural, se refirió a la relevancia de poseer estos vehículos dado que con los mismos se podrá ofrecer un mejor servicio a maestros y niños de las escuelas rurales.

Santos recordó que la idea de tener para los Capder sus propios vehículos se remonta a 11 años atrás, cuando todo parecía un sueño imposible de realizar y que hoy es un sueño cumplido. Además con la entrega de estas camionetas de algún modo se le otorga a la educación rural la jerarquía que merece.

Santos señaló que cada uno de estos vehículos cubrirá los 19 Centros de Apoyo Pedagógico Didáctico para las Escuelas Rurales que existen actualmente en el país. Es decir, cada camioneta apoyará al menos a dos sedes de las Inspecciones Departamentales.

Vale recordar que los Capder comenzaron a funcionar en 2001 en 13 departamentos del país. Cada centro está a cargo de un maestro coordinador con experiencia en educación rural. Los ejes de su trabajo son el pedagógico-didáctico y el social. Dentro de estas áreas cada maestro coordinador promueve proyectos y acciones tendientes a la consecución de los siguientes objetivos generales: contribuir al fortalecimiento profesional del maestro rural, fomentar la formación permanente y promover proyectos educativos para el medio rural.

En este sentido, la posesión de vehículos propios resulta fundamental para el trabajo, porque con los mismos se logra un apoyo in situ más directo y fluido, trabajando en las propias escuelas y agrupamientos rurales.

Por eso, como dijimos al inicio, no es un dato menor. Es un buen comienzo para una educación y aprendizaje todo terreno.