Unicef, el Consejo de Educación Inicial y Primaria y Antel entregaron los premios del concurso nacional “Historias Cero Falta”, un evento en el que la emoción y el orgullo hicieron redoblar el compromiso por una educación pública rica en valores y en oportunidades para todos por igual.

Acta final del concurso

Sin lugar a dudas el piso 26 de la Torre de las Comunicaciones fue el mejor escenario para la entrega de los premios del concurso nacional “Historias Cero Falta”. ¿Por qué? Porque el programa Cero Falta, llevado adelante por Unicef, el Consejo de Educación Inicial y Primaria (CEIP) y Antel, llegó a un punto muy alto en su objetivo: cada vez son menos los niños en todo el país con asistencia insuficiente.

Vale recordar los avances que se han hecho a partir del programa Cero Falta, ya que los números de la asistencia insuficiente (es decir, niños que concurrieron a clases entre 71 y 140 días en el año) han disminuido notoriamente: en 2009, educación inicial alcanzaba un 40% y primaria un 9%, mientras que los datos de los últimos años indican que educación inicial está en un 29,6% y primaria en un 6% de asistencia insuficiente.

Es decir, en términos globales, los alumnos que concurrieron a clases menos de 140 días fueron, en 2011, 16.668 de algo más de 360 mil estudiantes, nucleados en los primeros dos quintiles de pobreza. En 2009, antes de iniciarse el programa Cero Falta, esa cifra era de 29.452 niños con asistencia insuficiente. En dos años Primaria redujo en 12.784 la cantidad de alumnos con menos clases de las debidas. Por eso decimos que Unicef, el CEIP y Antel han llegado a un punto muy alto en el alcance de sus objetivos con respecto a este programa que busca que los niños sean Cero Falta, un esfuerzo de todos, todos los días.

Por todo esto, la ceremonia de premiación del concurso nacional “Historias Cero Falta” estuvo cargada de emoción y orgullo. Y no era para menos, ya que cerca de 1.600 relatos fueron los que se presentaron al certamen, cuyos cinco ganadores de cada una de las categorías –Niños, Familias, Maestros, Clases y Escuelas–, más 15 menciones especiales, recibieron sus premios con gran alegría pero sobre todo con la certeza de saber que, más allá de los premios, el reconocimiento hacia ellos recayó en su deber cumplido, en su esfuerzo, en su vocación, en su convicción por una escuela pública que ofrece a todos igualdad de oportunidades.

Entre los momentos de más alegría se destaca el de Mario Rodríguez, un niño de 9 años de edad, alumno de la Escuela Rural N° 94 de Lavalleja, quien durante cuatro años nunca faltó a clase, teniendo que recorre por día a pie 6 kilómetros a campo abierto. El representante de Unicef en Uruguay, Egidio Crotti, la presidente de Antel, Carolina Cosse, el director general del CEIP, Héctor Florit, y el vicepresidente de la empresa de comunicación de los uruguayos, Pablo Barletta, no ocultaron sus caras de emoción y sensibilidad al ver el video que muestra la historia de Mario, ganadora de la categoría Niños.

Luego de la entrega de los premios que recibieron las 15 menciones especiales –cuyos ganadores llegaron a Montevideo desde diferentes puntos del país, como Rocha, Tacuarembó, Paysandú y Maldonado, entre otros–, se mostró el video de la historia que resultó ganadora en la categoría Escuela, “Somos cero faltas”, perteneciente al establecimiento educativo Nº 95 del departamento de Maldonado.

Más adelante fue el turno de la historia de Marcela Zoppi Cabrera, maestra de la Escuela Nº 3 de Fray Bentos, departamento de Río Negro, ganadora en su categoría por el relato “Ayudemos a la Escuela Pública”. Sin duda un testimonio de vocación invalorable, que fue aplaudido por todos los que estaban presentes en la sala.

Como ya se dijo, lograr que los niños sean Cero Falta es un esfuerzo de todos, todos los días. Llevar a los niños a la escuela, especialmente a los más chicos, es un esfuerzo diario de madres, padres, hermanos, familiares y de todos los que los rodean. En la escuela el niño no sólo aprende sino que entabla relaciones con sus pares y se siente parte de una comunidad que lo apoya.  Esto es lo que se vio en cada uno de los testimonios que este año premió Unicef, el CEIP y Antel, cuya correcta interacción permite que los niños logren decir “presente” en la escuela todos los días.

Finalmente, las autoridades presentes expresaron su compromiso por seguir adelante con este programa, que como ya se dijo, ha mostrado señales alentadoras, ya que el esfuerzo que se hace a nivel institucional, a través de inspectores, directores y maestros, más el esfuerzo de los padres, indica que se mejoró mucho en este tema, aunque se tiene que seguir trabajando y mucho también.

“Lo primero es agradecer mucho a Unicef y Antel–señaló Florit–, porque esta alianza no sólo es importante para las instituciones sino también para todo el Uruguay. Lo segundo es remarcar que se trata de una campaña muy importante, no sólo porque requiere de eficacia en el gasto público, sino porque ir a la escuela todos los días ofrece oportunidades de aprender que no se repiten. Lo tercero es comprometernos a que se puede.
La emoción de lo que estamos viendo tiene que ver con eso, que se puede”.

Crotti, por su parte, señaló la importancia de que historias como las de Cero Falta tengan lugar en los medios de comunicación, porque le sirven a toda la sociedad como modelos de enseñanza y de esperanza, ya que son historias que transmiten mucha energía y una visión de cambio muy positivo.

Finalmente, la anfitriona del evento, la ingeniera Cosse remarcó el esfuerzo conjunto de todos los actores que participan de esta tarea, no sólo a nivel institucional, sino los niños, las maestras, los maestros comunitarios, las familias. “Todos muestran una conducta, un camino, una vocación en la capacidad”.

Primeros premios Cero Falta

Categoría Niños: “Me gusta la Escuela”, de Nicolás Mario Rodríguez Salazar, de la Escuela Nº 94 del departamento de Lavalleja.

Categoría Familia: “Desde muy chiquito”, perteneciente a la familia de Amir Sholi de la Escuela Nº 88 de Bella Unión, departamento de Artigas.

Categoría Maestro: “Ayudemos a la Escuela Pública”, de la maestra Marcela Zoppi Cabrera, Escuela Nº 3 de Fray Bentos, departamento de Río Negro.

Categoría Clase: “Asistencia Perfecta”, de la clase de 4º año A de la Escuela Nº 93 de Florencio Sánchez, departamento de Colonia.

Categoría Escuela: “Somos cero faltas”, Escuela Nº 95 del departamento de Maldonado.