El presidente de la República, Tabaré Vázquez, inauguró el comienzo del primer Curso de Formación en Educación Inclusiva para Maestros de Apoyo, instancia que no sólo enriquece las prácticas que el Consejo de Educación Inicial y Primaria viene desarrollando en escuelas comunes de todo el país a través de profesionales vinculados a Educación Especial, sino que también marca un hito en el marco de la actual política educativa, cuyos cuatro principios rectores son la calidad, la integralidad, la participación y la inclusión  

PRENSA PRIMARIA

Bajo el título “Educación inclusiva, un camino a recorrer… ”, el Consejo de Educación Inicial y Primaria (CEIP), en alianza con la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (FLACSO) y el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF), dio comienzo –a través del Instituto de Formación en Servicio (IFS)– al primer Curso de Formación en Educación Inclusiva para Maestros de Apoyo, un mojón más que significativo para estos profesionales que, a diario, acompañan a los maestros de aula en todos los procesos de enseñanza y aprendizaje de los niños con discapacidad que asisten a las escuelas públicas comunes. 

Con una mesa de apertura encabezada por el presidente de la República, Tabaré Vázquez; la ministra de Educación y Cultura, María Julia Muñoz; el presidente del Consejo Directivo Central (CODICEN), Wilson Netto; la directora general del CEIP, Irupé Buzzetti, el representante en Uruguay de UNICEF, Paolo Mefalopulus; y la directora de FLACSO Uruguay, Carmen Beramendi, este primer curso se inscribe como una propuesta de capacitación académica basada en un nuevo paradigma: la educación inclusiva, un modelo de escuela común que no sólo incluye alumnos con diversas discapacidades, sino que es capaz de adecuar, adaptar y desarrollar estrategias, dispositivos y apoyos que posibiliten los mejores resultados en todos los alumnos incluidos, impulsando así una educación que puede responder a las necesidades y posibilidades de alumnos cuyo potencial de aprendizaje es sumamente enorme.  

Durante la inauguración del primer Curso de Formación en Educación Inclusiva para Maestros de Apoyo, la directora general del CEIP señaló que, junto a los consejeros Héctor Florit y Pablo Caggiani, “estamos profundamente preocupados por lo que es una pedagogía de la inclusión, que es mucho más que poder lograr que los alumnos con discapacidad estén en las escuelas comunes”. 

Según Buzzetti, la educación inclusiva es “que estén juntos y que se reconozcan en estas diversidades”, recordando que en el mismo lugar en el que se estaba realizando el lanzamiento del curso –la Colonia Escolar Nº 261 de Malvín– se había hecho, once años atrás y también con la presencia del presidente Vázquez, la presentación del Programa de Maestros Comunitarios, “que también buscaba incluir, pero que iba por otro lado, porque iba por la presencia de los alumnos en las escuelas todos los días”.

“Hoy –remarcó Buzzetti– tenemos a los niños en las escuelas, estamos logrando evaluar a los niños de 4 y 5 años y viendo qué necesitan, no sólo para estar en la escuela, sino para tener una existencia plena. Así que vamos a seguir utilizando como recurso a aquellos Maestros Comunitarios y a los Maestros de Apoyo”, agregando que la formación que estos últimos comenzaban a recibir desde hoy “es de altísima calidad”.

Por su parte, el representante en Uruguay de UNICEF señaló con alegría el hecho de estar apoyando un curso que promueve la plena inclusión educativa de los niños con discapacidad, “dado que nuestra tarea es la de expandir los conocimientos y la innovación para garantizar una educación inclusiva”. 

Mefalopulus agregó que para UNICEF es una misión apoyar a los países e instituciones educativas para que enriquezcan los marcos teóricos y prácticos de sus docentes, “como los Maestros de Apoyo y Maestros Itinerantes de Escuelas y Jardines de Infantes de la Red Mandela, quienes buscan potenciar el desarrollo de todos los niños para que aprendan juntos y tengan las mismas oportunidades”. 

En otro orden, el presidente del CODICEN dijo que el curso “permitirá, con la experiencia acumulada en Primaria, desarrollar el mejor de los resultados”, agregando que la educación uruguaya “desde sus bases, siempre aspiró a la universalidad y en ese camino sufrió una pequeña distracción, y confundió la universalidad con la uniformidad”.

“Tal vez –sostuvo Netto–, muchos de los resultados que hoy tenemos que trabajar para revertir, están enmarcados en ese lugar”, agregando que lo que viene dándose ahora es un gran cambio conceptual, basado en el compromiso y el profesionalismo, llegando a una educación de carácter personalizado, donde la singularidad pasa a ser el eje del trabajo, dejando de lado el espacio de uniformidad que durante muchas décadas impidió que se atienda a los niños y jóvenes con respeto, profesionalismo y dedicación.

Beramendi, por su parte, dijo que el primer Curso de Formación en Educación Inclusiva para Maestros de Apoyo “es, en sí mismo, un acto de inclusión”, sosteniendo que este esfuerzo interinstitucional permite “revisar y repensar las prácticas educativas, situando a los maestros en el desafío de aproximarse a la realidad, desde la perspectiva de la inclusión, con otra mirada”. 

Finalmente, la ministra Muñoz también recordó que hace una década el presidente Vázquez lanzaba el programa Maestros Comunitarios, “siendo un hito que cambió la educación uruguaya”, subrayando que “esta también es una jornada histórica, porque la inclusión es un deber que tenemos como ciudadanos”.

Luego de esta apertura, tuvo lugar una mesa de presentación académica del curso, en la que intervinieron el consejero de CEIP, Héctor Florit; la inspectora nacional de Educación Especial, Carmen Castellano; la coordinadora general del IFS, Ana Novo; el especialista en Políticas Públicas de UNICEF, Gustavo De Armas; y la coordinadora académica del Curso e integrante de FLACSO, Patricia Mauri. 

Vale recordar que el objetivo inmediato del primer Curso de Formación en Educación Inclusiva para Maestros de Apoyo, que durante un año tendrá distintas instancias presenciales con la participación de conferencistas magistrales, es promover un análisis reflexivo institucional y aúlico de un modelo inclusivo, propiciando encuentros de producción grupal en los que cada participante trabaje con las conceptualizaciones acerca de educación inclusiva, articulándolas con sus prácticas cotidianas, para luego construir una mirada inclusiva que le permita, desde su rol, pensar e intervenir en la escuela en la que trabaja.

En suma, la educación inclusiva es un paso que todos, como sociedad, debemos dar, generando así una mayor visibilidad a las distintas acciones inclusivas que muchos actores realizan a diario, como los Maestros de Apoyo, quienes construyen una red de escuelas públicas orientadas a una educación más justa e igualitaria.