La Administración Nacional de Educación Pública y la Junta Nacional de Drogas trabajan en conjunto en los centros educativos de todo el país para generar conciencia en niños y adolescentes acerca de los riesgos y daños que tiene el consumo de drogas

Autoridades de la Administración Nacional de Educación Pública (ANEP), el Consejo de Educación Inicial y Primaria (CEIP) y la Junta Nacional de Drogas (JND) realizaron, desde la Torre de las Telecomunicaciones de Antel, una videoconferencia en vivo a todo el país acerca del enfoque de trabajo de prevención que se está llevando adelante en todo el sistema educativo. 

En dicho evento, el secretario general de la JND, Diego Olivera, destacó la conformación interinstitucional del organismo que dirige, ya que a su entender la problemática de las drogas debe ser abordada desde diferentes puntos de vista, remarcando que en la actualidad la JND acude a los centros educativos para “capacitar in situ”.

“Por un lado, debe contemplarse el control de la oferta, tarea para la cual el país se ha perfeccionado. Por otro lado, se debe encontrar el equilibrio en lo que tiene que ver con la reducción de la demanda. Para nosotros uno de los pilares fundamentales, además del tratamiento de las adicciones, es la prevención”, enfatizó.

Para Olivera, el diálogo con las autoridades del sistema educativo es de vital importancia, ya que “es clave reforzar el mensaje de que el cannabis no debe ser consumido durante la adolescencia por sus efectos nocivos”. 

Juntos en los territorios

Por su parte, la directora general del CEIP, Irupé Buzzetti, recordó la formación de la Comisión para la Regulación del Consumo de Alcohol, hace un año y medio atrás, de la que la ANEP forma parte, y destacó los avances generados desde esta iniciativa.

En ese sentido, se refirió a los materiales didácticos elaborados para apoyar la difusión de los efectos negativos que tiene el consumo de alcohol y de drogas en los niños y adolescentes. Asimismo, informó que el lema de este año es: “Al cuerpo hay que cuidarlo”, que es introducido en las escuelas a través de docentes, maestros comunitarios y profesores de Educación Física.

“Debemos tomar conciencia de cuál es la situación de los tres grupos principales de riesgo: las embarazadas, los niños y jóvenes, y quienes manejan, y hacerles conocer las consecuencias que trae aparejado el consumo. Para tener un equilibrio socioemocional no se necesita hacer uso de ninguna sustancia”, reflexionó.

El presidente del Consejo Directivo Central (CODICEN) de la ANEP, Wilson Netto, agradeció el trabajo de las Comisiones de Educación Departamentales, multiplicadoras de las iniciativas interinstitucionales.

Netto resaltó dos de los espacios en los que la JND desarrolla su trabajo, tales como la descentralización y la reducción de riesgos y daños. “Este trabajo de transformar entre todos la cultura desde una educación de carácter comprensivo, requiere tener sobre la mesa aquellas problemáticas como el consumo de alcohol en jóvenes y en el seno de la familia, para generar acciones a nivel local y departamental”, expresó.

Por último, convocó a la participación de una nueva edición de la Jornada Nacional de Prevención del Consumo Abusivo de Alcohol, que se celebrará el próximo 15 de octubre.

Gestión de riesgos

Victoria González, responsable del Área Prevención de la JND, explicó el modo de trabajo con los centros educativos. “Las comisiones viajamos al interior para que la política de drogas este territorializada y haga carne en los departamentos”, dijo.

La funcionaria se refirió a la adopción, por parte de nuestro país, de un nuevo paradigma en torno al combate del narcotráfico y al encare de las adicciones. “Uruguay busca cargar de contenido a este paradigma de aprendizaje social. La política de drogas de nuestro país se sostiene en los derechos de las personas a relacionarse entre sí y con otros objetos, como pueden ser las sustancias”, profundizó.

González señaló que el paradigma prohibicionista contra las drogas le otorgaba a las sustancias el poder de manipulación de las personas, contra el paradigma que se busca establecer actualmente, que pretende empoderar a los sujetos.

Para la especialista es clave trabajar en los centros educativos con el manejo de las emociones y de la empatía, con el cuerpo puesto en escena, a fin de reflexionar sobre la prevención y la minimización de riesgos y daños resultantes del consumo de drogas.

“Cuando se trabaja en la gestión de riesgos en comunidades, el entramado de actores tiene mucho para decir. Es importante ver cuándo se empieza a constituir en un problema y cuáles son las redes para echar en mano una ayuda. Cuando vemos que las personas empiezan a consumir sería necesario evaluar la gestión de riesgos y daños”, afirmó.

Por lo tanto, la gestión de riesgos y daños requiere diagnosticar los factores que alientan al consumo, como pueden ser la vulnerabilidad económica de algunos sectores de la sociedad, y trabajar haciendo foco en ellos. “Otros elementos que inciden tienen que ver con el contexto, por lo que ayuda enfocarse en la prevención ambiental, promoviendo espacios educativos saludables y combatiendo una convivencia tóxica en las aulas”, valoró.

En la transmisión de una conciencia responsable y en la prevención, el trabajo con los maestros comunitarios es “estratégico”, ya que “es una polea que conecta lo que sucede en los centros educativos, con el hogar y la familia”.

Fernando Iglesias, del Área Prevención de la JND, considera que se han impulsado distintas iniciativas en los centros educativos, con las que se ha experimentado cuáles son más efectivas. “El trabajo pasa por un convencimiento de las personas que lo llevan adelante y que tiene que ver con la cultura”, precisó.

En ese sentido, Iglesias puso de ejemplo cómo en ciertas oportunidades las políticas de Estado tienen una fuerte incidencia en la cultura, como ocurrió con la Ley N° 18.256 (Antitabaco), pero que esto no siempre se impregna del mismo modo en las personas.

También elogio el éxito de los maestros comunitarios y de los profesores de Educación Física, en la prevención de los consumos en las aulas de Primaria, por lo que intentan replicar la buena experiencia en los demás Consejos de Educación de la ANEP.

Fuente: Secretaria de Relaciones Públicas - CODICEN