Con la presencia del presidente de la República, José Mujica, el Consejo de Educación Inicial y Primaria y el Ministerio de Desarrollo Social presentaron los resultados obtenidos por el Programa Maestros Comunitarios en 2012, año en el que se registró la tasa de promoción más alta: 85,2%. Además, el Salón de Actos de la Torre Ejecutiva sirvió como escenario para el lanzamiento de la publicación “ENCASTRES: propuestas para una escuela en juego”

“Ni el presupuesto ni el Estado pueden generar cariño. El cariño es una cosa que generan sólo los seres humanos, y en la base de la pobreza de nuestra sociedad, en mucho, en mucho, hay una horrible falta de cariño. Y eso se nota en los gurises, por eso les agradezco el esfuerzo que hacen”, señaló el presidente de la República, José Mujica, dirigiéndose a los Maestros Comunitarios.

Además de felicitar el trabajo diario que realizan los maestros, así como también el trabajo conjunto que llevan adelante todos los organismos involucrados, Mujica remarcó que el trabajo en la educación “es el honor que tenemos que rendirle a la gente que sirvió en este país, que no tienen divisa: son la divisa”.

Estas palabras del presidente de la República se dieron en el marco de la presentación que el Consejo de Educación Inicial y Primaria (CEIP) y el Ministerio de Desarrollo Social (MIDES) dieron acerca de los resultados obtenidos en 2012 por el Programa Maestros Comunitarios (PMC), que desde su implementación en 2005 trabaja en el firme propósito de diseñar diversas estrategias pedagógicas innovadoras que no sólo buscan alcanzar mejores aprendizajes en los alumnos sino también otras formas de actuar de la escuela como colectivo.

Durante la presentación de los resultados obtenidos por el PMC en 2012, el ministro Daniel Olesker remarcó que, según los datos del último anuario estadístico, “hemos cortado la involución de desafiliación educativa que hasta 2010 se mantenía”, agregando que “el sistema educativo uruguayo se fortalece en la medida que interactúa dialécticamente con el desarrollo social”.

En este sentido, Egidio Crotti, representante de UNICEF en Uruguay, subrayó la importancia de “acompañar los aprendizajes con la inclusión social, porque no puede haber aprendizajes separados. En esto, el Programa Maestros Comunitarios ofrece pistas para ir por ese camino”.

Por su parte, la presidenta de Antel, Carolina Cosse, además de felicitar esta iniciativa que se lleva adelante desde 2005, remarcó que los resultados que estaban siendo presentados no eran más que “la consecuencia natural de aunar la capacidad técnica con el compromiso y la gestión”.

Vale recordar que si bien el trabajo del Maestro Comunitario –integrado al resto del colectivo docente– tiene su foco de interés en los niños, también debe alcanzar alianzas pedagógicas con las familias, dado que los objetivos generales pretenden, por un lado, restituir el deseo de aprender en los niños, y por otro, recomponer el vínculo de la familia y la escuela.

A través de cuatro líneas de acción (alfabetización en hogares, grupos con las familias, integración educativa y aceleración escolar), el PMC ha alcanzado estos objetivos de manera eficiente, porque tal como ha venido sucediendo desde el inicio, la tasa de promoción es sumamente alentadora.

Dicho de otro modo, desde 2005 se aprecia una mejoría en la proporción de alumnos que promueve, siendo 2012 el año que registró la tasa de promoción más alta desde que se inició el monitoreo del programa: 85,2% de los participantes promovió. Según Rosario Ramos, coordinadora del PMC, “esta proporción se nutre de un 75,4% de promovidos con nota de suficiencia y un 9,9% de promovidos en forma condicional”.

Pero no sólo en materia de promoción el PMC ha mostrado cifras alentadoras, también lo ha hecho en otras áreas de trabajo, como por ejemplo, los niños con menos extraedad, que pasó de 2005 a 2012 de 61,2% a 15,9%, o bien niños con menos niveles de repetición, que pasó de 14% a 4,4%.

Con estos números sobre la mesa, el director general del CEIP, Héctor Florit, señaló que el Maestro Comunitario se transforma en una figura emblemática, ya que da una señal potente en lo que refiere a políticas públicas.

“El Maestro Comunitario atiende a los niños más vulnerables de las familias más vulnerables. Es la focalización de la focalización. Nos invita a hacernos cargo de que si un niño no aprende no es un problema individual sino un problema de todos”.

Vale recordar que las cifras alentadoras obtenidas por el PMC son fruto de un trabajo que en 2012 se desarrolló en 327 escuelas y que contó con la participación de 539 maestros, quienes a través del esfuerzo, la dedicación y la vocación atendieron a 15.608 niños (cubriendo cada Maestro Comunitario un promedio de 31 niños en el año).

En suma, estas cifras no hacen más que constatar la importancia que tiene el PMC dentro de los objetivos institucionales del CEIP, que apunta promover y asegurar aprendizajes relevantes y de calidad similar a todos los niños, así como también instituir a la escuela como espacio de participación comunitaria y de implementación de políticas públicas de infancia.

De hecho, las proyecciones que el PMC se ha planteado para el futuro están relacionadas a, por un lado, profundizar la institucionalización del PMC en el CEIP, incorporándose de forma procesual y creciente al Proyecto Educativo de Centro, afianzando su aporte hacia una escuela más comunitaria. Por otro lado, busca lograr la sistematización de experiencias, con metodologías cualitativas, en acuerdo con otras instituciones, permitiendo la promoción de valiosas innovaciones generadas en el territorio.

También el PMC proyecta estimular la producción de experiencias innovadoras en el territorio –editando el cuarto número de la Revista “Hacer escuela entre todos”–, continuar avanzando en Evaluación y Monitores con la DINEM y finalmente tener una evaluación de impacto del programa.

Encastres: un elemento sustantivo en la educación

Además de la presentación de los resultados obtenidos en 2012 por el PMC, el evento sirvió como marco para el lanzamiento de la publicación “ENCASTRES: propuestas para una escuela en juego”, un proyecto de investigación y desarrollo que busca promover procesos de reflexión y creación en los profesionales de la educación en el cotidiano escolar.

Estos materiales exploran diferentes mecanismos de aprendizaje con especial énfasis en la actividad lúdico-recreativa. Bajo los títulos “Pensamiento conceptual”, “Narrativas”, “Circo”, “Danza” y “Recreación” se busca abordar la enseñanza del pensamiento, incorporar aspectos de la narrativa oral y la escrita para la creación de significados y analizar las dimensiones artísticas de algunas disciplinas para que incentiven la reflexión acerca del fenómeno lúdico y recreativo en las escuelas.

En suma, “ENCASTRES: propuestas para una escuela en juego”, es una invitación a crear, a imaginar nuevas formas de ensamblar –o encastrar– la teoría con la práctica.