La Sala Ceibo de la Torre de los Profesionales sirvió como escenario para la presentación de la edición 2013 del "Mapa de ruta", un trabajo conjunto entre el Consejo de Educación Inicial y Primaria, el Sistema Integral de Protección a la Infancia y la Adolescencia contra la Violencia y Unicef, cuyo objetivo central es brindar apoyo a los docentes en la construcción de una respuesta efectiva a la problemática de violencia que viven los niños.

Toda situación de violencia que viva un niño o un adolescente en el ámbito familiar constituye un problema importante en nuestro país, y quienes trabajan tanto con niños como con adolescentes en distintos servicios públicos saben que estas situaciones suelen presentarse en forma cotidiana.

Por esto, cuando este problema complejo se devela en el ámbito educativo, deben tenerse previstas acciones inmediatas para encarar un primer nivel de asistencia y estrategias educativas para su atención y prevención, así como también para la promoción de vínculos saludables. En este sentido, la edición 2013 de "Mapa de ruta para las situaciones de maltrato y abuso sexual en niños, niñas y adolescentes detectadas en el ámbito escolar", diseñado por el Consejo de Educación Inicial y Primaria (CEIP) junto al Sistema Integral de Protección a la Infancia y la Adolescencia contra la Violencia (SIPIAV) y Unicef, pretende apoyar a la escuela en la construcción de una respuesta efectiva a la problemática, que garantice los derechos de los niños.

Durante la presentación de esta segunda edición del "Mapa de ruta", realizada en una sala desbordada de público, el representante de Unicef en Uruguay, Egidio Crotti, remarcó que el objetivo central de este documento es ofrecer a los maestros un instrumento para identificar los síntomas del maltrato y el abuso, pero sobre todo, un material para "ayudarlos a ponerse en contacto con las redes locales que puedan dar una respuesta a estas situaciones".

"Lo importante es que se utilice", enfatizó el representante de Unicef en Uruguay.

Crotti además subrayó que esta experiencia debe ser vista con optimismo, ya que debe influenciar y poner sobre la mesa la necesidad de la creación de nuevos instrumentos para la política pública, agregando que es momento de "detectar, prevenir y hacerse cargo de estas situaciones". ¿Por qué en la escuela?, vale preguntarse a propósito de esto. Pues porque la escuela es un lugar donde los niños aprenden que tienen derechos. Porque en ella se desarrollan estrategias pedagógicas que apuntan a su crecimiento saludable. Porque los vínculos hacen a la vida cotidiana de la escuela. En suma, porque la escuela es constructora de ciudadanía y porque es en ella donde muchas veces se detectan por primera vez estos problemas.

En este sentido, el vicepresidente del Instituto del Niño y Adolescente del Uruguay (INAU), Jorge Ferrando, destacó que no se les está pidiendo a los maestros que sean especialistas en situaciones de maltrato y abuso sexual, sino que se les está ofreciendo un material que posee una "gran riqueza conceptual" para trabajar y detectar estas situaciones, "pero poniendo un fuerte énfasis en la promoción de la convivencia". Ferrando sostuvo que la convivencia es "un gran antídoto contra las distintas formas de maltrato y de violencia", y que si bien las situaciones de maltrato atraviesan todos los sectores sociales y están incorporadas en la cultura y hasta en las prácticas educativas, sólo es en las familias "donde se gestan los cambios".

Por esto y por mucho más es que tanto la escuela como los maestros deben contar con un "Mapa de ruta" que ayude a hacer frente a estas situaciones de maltrato y abuso, ya que casi el 80% de las familias ejerce algún tipo de violencia hacia los niños. En este sentido, el director general del CEIP, Héctor Florit, remarcó que en nuestra sociedad "4 de cada 5 niños están atravesando o han atravesado situaciones parecidas", invitando a todos los presentes en la Sala Ceibo de la Torre de los Profesionales y a la sociedad en su conjunto a "seguir teniendo esta actitud vigilante por la dignidad de nuestros niños y por un futuro mejor para todos". Finalmente, el subsecretario del Ministerio de Educación y Cultura, Oscar Gómez, remarcó que este trabajo multidisciplinario marca "un cambio de paradigma en cómo atender estas situaciones" y recordó las palabras del presidente de la República, José Mujica, cuando en junio de 2012 habló de la necesidad de "seguir formando estrategias para la vida y la convivencia".

El "Mapa de ruta" –que será distribuido en todas las escuelas del país– es una herramienta conceptual y operativa que marca un camino para transitar ante situaciones de alta complejidad. Dicho de otro modo, es una cartografía de compromisos y responsabilidades que nos involucra a todos como sociedad.