Nos distingue la intervención situada que se implementa en cada instancia de formación y que tiene su origen en las prácticas cotidianas de los docentes.

Los saberes que han construido los docentes y sus demandas, así como las respuestas que brindan los alumnos constituyen el punto de partida de cada intervención que planifica y pone en marcha el instituto.

Promover el desarrollo de esos saberes, atender las demandas y contribuir al logro de mejores aprendizajes por parte de todos los niños son las metas que orientan nuestra intervención.